NIÑO DESCUBRE LA MUERTE DE UNA ESTRELLA: SUPERNOVA

El 23 de febrero de 1987, desde el observatorio Las Campanas fue captada la primera supernova, llamada “supernova 1987 A”, dando oportunidad para que los astrónomos de ese año pudieran observar la luz de ésta.

Sin embargo, Diego Fernández Ortiz de 9 años, el 18 de diciembre del 2018, localizó una explosión estelar en la constelación del Pez volador, conocida también como Volans. En astronomía se llama Supernova a la estrella en explosión, que muere y al hacerlo libera una enorme cantidad de energía, haciéndose visiblemente nítida en el espacio donde no se había detectado nada en particular.

El descubrir una supernova a su edad lo ha convertido en el “astrónomo” más joven. Este hallazgo se logró a través de imágenes captadas por el telescopio australiano T31.

Cabe destacar, que este descubrimiento no lo hizo solo; sus coautores fueron 3 estudiantes rusos Kiril Iónov, Ivaán Spásich y Denis Vdovin de 13, 12 y 14 años, todos pertenecientes al círculo astronómico del centro educativo moscovita Na Donskói, dirigidos por Denis Denisenko.

La supernova descubierta tiene una magnitud de 17.1, recibiendo el nombre de PSN – DNTTM y quedó registrada como 2018jgq en el catálogo.

Fotografía: cortesía de abc.es

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *